¿Es un coche con un motor GLP una buena opción? La respuesta fácil a esta pregunta es que depende mucho del uso que le des al coche, claro, pero ¿conoces bien que es eso del GLP? Hemos pasado todo un mes al volante de un coche movido por este combustible, un SsangYong Korando dispuesto a demostrarnos como de válido es el uso del GLP empleando a este crossover como “conejillo de indias”.

Esta es la primera prueba que publicamos en el blog de “¿Qué coche me compro?”, una primera prueba que tiene como protagonista a un SsangYong Korando con el motor gasolina de 149 caballos, el acabado Sport y una adaptación a GLP que llega realizada desde la propia firma.

Estas mecánicas permiten el uso de los dos combustibles, del GLP y de la gasolina, encontrándonos con un segundo depósito que ocupa el espacio habitualmente destinado a la rueda de repuesto en el maletero.

Contar con la capacidad de hacer funcionar el motor con GLP nos brinda la posibilidad de repostar GLP a un precio considerablemente más barato que el de la gasolina además de contar con una autonomía mayor al disponer de un segundo depósito. En marcha las diferencias entre un combustible y otro son inapreciables.

Nada distingue por fuera a esta montura de cualquier otro Korando simplemente su maletero, con la presencia del depósito de GLP, la segunda boca de llenado y un pequeño botón encargado de accionar el suministro de GLP marcan las diferencias.

Hechas las introducciones es la hora de ponernos en marcha. Durante los próximos días, durante las siguientes semanas, te iremos desgranando poco a poco los entresijos de la dinámica de este SsangYong Korando movido por GLP además de otros factores como sus acabados interiores y detalles sobre su precio, rivales...

ssangyong_korando_quecoche_DM_2